Falacias de ambigüedad


Falacias de ambigüedad

Llamadas falacias de claridad. Estas falacias  aparecen en razonamientos cuya formulación contiene palabras o frases ambiguas, cuyos significados oscilan y cambian de manera más o menos sutil en el curso del razonamiento y, por consiguiente, lo hacen falaz.

Tipos:

Equívoco
Se produce cuando confundimos los diferentes significados que puede tener una palabra o frase y la usamos dentro del mismo contexto con distintos sentidos sin darnos cuenta de su variada significación. Por ejemplo: la palabra “heroína” tiene dos acepciones: uno significa “droga” y el otro “virtud”, de ello podemos establecer el siguiente razonamiento:
1ra Premisa: La heroína es dañina
2da Premisa: Juana es heroína
Conclusión: Juana es dañina
Anfibología
Se produce cuando se argumenta a partir de premisas cuya formulación es ambigua debido a su estructura gramatical. Una proposición o un razonamiento es anfibológico cuando su significado es confuso. Ejemplo: “Un granjero se saltó la tapa de los sesos después de despedirse afectuosamente de su familia con un revólver” 

 Énfasis
Se comete esta falacia en un razonamiento cuya naturaleza engañosa y carente de validez depende de un cambio o una alteración en el significado. 
Por ejemplo: En un titular de periódico se lee JUAN GABRIEL EN LA CARCEL, y en letras pequeñas se dice: fue de visita.

 La división
Supone que lo que es cierto de un todo debe serlo para cada una de sus partes. Ejemplo: Si cierta universidad es de primer nivel, pertenecer a ella nos hace de primer nivel.

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »